martes, 27 de diciembre de 2011

CAFÉ SER O NO SER

He estado en muchas cafeterías y me ha servido muchas clases de cafés...largos, cortos, expreso.... muy buenos y muy horribles.

El caso  es que cuando encuentro esa cafetería o restaurante que me sirve este café horrible, inconscientemente me pregunto que clase de establecimiento quiere mantener el propietario cara al cliente. Quiero decir que el café es una de las partes mas importante en las cafeterías (desayunos) y en los restaurantes es la culminación de una buena comida.

Imagínate que te sirven una comida bien cocinada, acertada en sus puntos de cocción y en sus porciones. El postre bien presentado, suave al paladar.....y suave en recuerdo...y al terminar te sirven un café requemado.....o con mucha agua...te han hundido toda la comida...el recuerdo que se lleva el cliente no es muy agradable.....en milésimas de segundo todos estos recuerdos de sabores quedan machacados por culpa de ese café maldito.

En aportación a estos restaurantes, cafeterías....os he preparado una lista que ,para mi resume los A.B.C. del café.

  • El grano debe ser duro, seco, difícil de romper con los dientes, lo más limpio posible y despojado de todo olor extraño.
  • Guardar el grano en recipiente opaco y hermético.
  • Mantener los utensilios limpios y lavar a fondo después de cada uso, ya que los posos y la grasa del café se enrancian enseguida.
  • Utilizar café fresco y recién molido.
  • El molido deber ser fino pero no impalpable.
  • Si el molido es demasiado grueso no se le saca todo su sabor y la salida es muy rápida, sin crema y con gusto a agua caliente.
  • Si el molido es muy fino lo tamiza y la salida es muy lenta, crema a veces muy fina y con sabor demasiado fuerte y requemado.
  • Poner una cucharada de café molido por taza.
  • Usar agua clara y fresca.
  • Retirar el café del fuego antes de que hierva.
  • Servir inmediatamente, recién hecho y muy caliente.
  • NUNCA recalentar el café y solo en el caso de absoluta necesidad hacerlo al baño maría.